lunes, 5 de enero de 2015

Lunes de Recetas #1

Una sección que se me ha ocurrido gracias a las compañeras del grupo de lactancia, comentando el gran universo en el que estamos entrando todas poco a poco: la alimentación complementaria.

Yo estaba muy interesada en hacer un BLW mixto (que es lo mismo que nada, vaya). O, dicho de otra forma, debido al tiempo que mi hija pasa con mi madre y lo clásicas que somos, hemos empezado a darle triturados, pero considero que es básico que comparta la hora de la comida con alguno de nosotros y, de vez en cuando, le cae algún trozo de algo =P

Pero en fin, a lo que venía yo... A dejar las recetas que voy probando con mi hija. Soy una friki fan de las recetas. De hecho, ahora mismo me hallo inmersa en un mega proyecto de recetario en forma de fichas.

Empiezo recogiendo fácil y rápidamente las primeras combinaciones de frutas que han pasado por la batidora.

Papilla de pera

Sin más. Una pera pelada y triturada. Mi recomendación personal es introducir los alimentos en la dieta del pequeño de uno en uno y dejando pasar al menos un par de días entre alimentos. Yo eché la pera sin más, con la esperanza de que se la comiera bien (y por suerte así fue), pero tenía pensado añadirle un poco de leche (de la que tome habitualmente el bebé) si no fuese el caso.


Papilla de pera y manzana

Pasados los dos días de rigor, añadí la manzana. El primer día pelé y trituré solo la manzana (apartando el corazón, claro), para ver si le gustaba sola y el segundo día hice una papilla con media pera y media manzana (he ido aumentando cantidades con el paso de los días, pero empecé con poquito para no tener que comerme yo los restos :P).


Papilla de pera, manzana y naranja

Idéntica a la anterior, pero añadimos el zumo de media naranja exprimida. Para espesar, y aprovechando que a mi hija no le gusta la papilla de cereales, le puse un par de cacitos de cereales (uno con gluten y otro sin gluten).

Papilla de ciruela, pera y naranja

Unos días después de introducir la manzana, atormentada porque mi niña había dejado de hacer caca durante tres días, me decidí a comprar ciruelas. Y obraron el milagro!
Le puse pera, lavada y pelada, dos ciruelas pequeñitas bien lavadas y con piel y el zumo de media naranja. Además, le pongo también cereales para espesar un poco.

Papilla de pera, plátano y naranja

Después de volver mi niña a su ritmo habitual de deposiciones, me animé con el plátano.
De nuevo pera, lavada y pelada, medio plátano pelado y el zumo de media naranja. Y los cereales para espesar un poco.

2 comentarios:

  1. Yo fuí más bestia... primero manzana asada, y como no hubo problemas y le gustó pasamos directamente a manzana plátano y naranja. Luego pera plátano y naranja. Con naranja siempre para que no se estriña, pero si algún día le ha costado, ciruela.
    Ésta niña no le hace ascos a ninguna fruta.

    ResponderEliminar
  2. Yo aún ahora no junto nunca plátano y manzana el mismo día. Se los voy alternando por recomendación de una amiga cuya hija ha desarrollado una especie de estreñimiento crónico. Obviamente no es la norma, casi todos los niños las toman juntas y van tan finos! Pero yo prefiero no juntarlos.
    A Leire de momento también le gustan todas las frutas que le he puesto :P

    ResponderEliminar