miércoles, 6 de mayo de 2015

Lunes de Recetas #18: Salsa de tomate casera

Sé que no es lunes (ni martes, de hecho...), pero esque últimamente no llego a todo y aún así quiero colgar mi recetilla y gran hallazgo de esta semana... En cuanto arregle un problema con la tarjeta de memoria de móvil subo fotos para ilustrar la receta ;)

Ingredientes

1kg de tomates (en rama o tipo pera)
Media cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
Una pizca de orégano
Un chorrito de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

Pelamos los tomates (yo les hago un corte en la parte de abajo en forma de cruz y los meto un minuto en agua hirviendo para poder pelarlos mejor) y los trituramos o cortamos a dados (a mí me resulta más fácil triturarlos porque tengo batidora de vaso y lo hago todo en un momento). Pochamos la cebolla y el ajo y, cuando estén dorados, añadimos el tomate triturado y la zanahoria en rodajas (yo la meto un par de minutos en el microondas en una taza con agua para que esté más blandita al echarla a la sartén. Lo dejamos a fuego lento durante 20-25 minutos, añadimos el orégano en los últimos minutos y listo ;) Como yo con estas cantidades hago para varios días, lo que hago es guardar la salsa en botes para conservas y "hacer el vacío" llenando el tarro, cerrándolo y poniéndolo boca abajo durante unas horas (como no sé cuánto rato debe estar, yo los dejo al menos hasta que se enfría...). Y ya tenemos el condimento para unos macarrones para nuestros hijos... Preparad los baberos!

domingo, 3 de mayo de 2015

Feliz día de la madre

A mí tampoco me contaron lo que realmente implicaba ser madre. 

Nadie me dijo que en mi primer año como madre perdería entre 400 y 600 horas de sueño. Que me despertaría cada 2 horas para intentar volver a dormir a mi hija, que llora desconsolada en su cuna junto a mí. Que recorrería metros y metros de pasillo meciéndola y cantando canciones de cuna inventadas, porque nadie me enseñó nunca ninguna. Que jamás volvería a darme una ducha tranquila, usando mascarilla para el pelo y que depilarse se convertiría siempre en una verdadera odisea por falta de tiempo (quizás si lo hubiese sabido habría ahorrado para la depilación láser!!). Que el hecho de salir a la calle se convertiría en una carrera a contrarreloj, porque tienes que vestirte, peinarte, lavarte los dientes y ponerte las botas a la vez porque la niña está chillando como una loca en el carro, desesperada porque está quieta. Que la lactancia materna no es tan sencilla, que el llanto de un bebé puede llegar a volverte loco... Que pasaría miedo, mucho miedo. Que perdería la confianza en mí misma. Que dejaría de ser yo para ser madre. 

Pero a cambio aprendí muchas otras cosas... A cambiar pañales, que no necesitaba dormir 8 horas para llegar al final del día... Que debía ser más flexible. Que no debía tener ideas preconcebidas. Aprendí que dar el pecho no duele, que tengo leche suficiente, que es lo mejor que le podía dar a mi hija y que me daría los momentos más bonitos de mi vida. Aprendí el verdadero significado del amor incondicional y que solo necesitaría la sonrisa de mi hija para que todo hubiese merecido la pena. Que el dolor del parto realmente se olvida a los pocos minutos. Incluso me atrevería a decir que llorarás cuando tu hijo tenga 10 meses, sabiendo que, pese a que pensabas que las noches jamás acabarían, ahora sabes que está a punto de cumplir un año y que pronto será más dependiente y dejará de necesitarte tanto. 

Hoy es el día de la madre, es nuestro día, pero también el de nuestros pequeños... Porque nosotras los creamos a ellos... Pero ellos nos convirtieron en madres.



lunes, 27 de abril de 2015

Lunes de Recetas #17: "Gelatina" de avena y ciruelas pasas

Digo "gelatina" porque no sé cómo llamarlo, pero nada más lejos de la realidad... Aunque la textura de esta receta que os traigo y que perfectamente hace función de postre es esa: tipo gelatina.

La hice hace meses para combatir el estreñimiento de mi hija siguiendo una receta de algún blog (o grupo de facebook, no lo recuerdo), pero me quedó fatal ¬¬ Así que aquí os traigo la forma en que yo lo hago y alguna foto para que veáis cómo queda.

Ingredientes

20gr de avena
6 ciruelas pasas
250ml de agua


Elaboración

Ponemos en un cacito la avena y las ciruelas pasas y añadimos el agua. Encendemos el fuego y lo ponemos a hervir unos minutos (no los he contado, pero no creo que sean más de 5), hasta que la mezcla espese un poquito. Pasamos por la batidora y lo metemos en algún tarrito apropiado para dejar reposar luego en la nevera (yo he usado los tarritos de la yogurtera que me compré hace años y no usé ¬¬)




lunes, 20 de abril de 2015

Lunes de Recetas #16: Cuscús con pollo

Una nueva receta para esos bebés que empiezan a coger sus cubiertos ;)

Ingredientes (para 2)

150gr de cuscús
1 vaso de caldo casero
1 pechuga de pollo (2 si son pequeñas, lo que veáis)
1 cebolla
1 zanahoria

Elaboración

Picamos (o cortamos finita para sofreír) la cebolla y la pochamos en la sartén con un chorrito de aceite. Mientras se dora, "medio cocemos" la zanahoria. Es decir, yo la corto a rodajitas y la meto en una taza, cubro con un poco de agua y la meto unos minutos al microondas. Así, al añadirla a la sartén junto a la cebolla y sofreírla unos minutos, se nos quedará más blandita. Troceamos la pechuga de pollo y la añadimos a la sartén. Calentamos el vaso de caldo en el microondas (si es para el peque, yo uso caldo casero sin sal, el que guardo cuando le hago algún puré) y añadimos el cuscús a la sartén. Acto seguido, apagamos el fuego y echamos el caldo en la sartén, junto al pollo y el cuscús y dejamos reposar 3 minutos, tapando con una olla. Debería ser tiempo necesario para que el cuscús quede hecho. Es un plato sencillo, pero sabroso (incluso sin sal) y bien rico para los peques :)


jueves, 16 de abril de 2015

Nuestra experiencia en el CDIAT

Me he encontrado, a lo largo de los meses y de muchas conversaciones con madres recientes, que muy poca gente conoce lo que es un CDIAT (Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana), CDIAP en catalán. Vengo a contar nuestra experiencia, para ver si consigo que al menos las mamás de la zona que me leen, tengan constancia de este excelente servicio.

¿Qué es un CDIAT?


Los centros de desarrollo infantil y atención temprana son centros cuyo objetivo es la atención a niños de entre 0 y 6 años que presentan trastornos en su desarrollo o riesgo de padecerlos. A través de diversos profesionales, atienden a las familias, brindando apoyo, asesoramiento y diagnostico en caso de que realmente haya algún problema.



Nuestra experiencia

Todo empezó en la revisión del mes de mi hija con su enfermera y la pediatra. Es una revisión normal de niño sano, pero ambas observan que mi hija tiene tendencia a girar la cabeza siempre hacia el mismo lado y que mueve un brazo menos que el otro. Lo dejan pasar, indicándome que siga intentando que la niña duerma cada noche hacia un lado distinto (o que le vaya girando la cabecita hacia el otro lado en cada toma) para evitar la temida plagiocefalia.

En la revisión de los dos meses, la pediatra, mosqueada por la clara "lateralidad" de la niña y la falta de movimiento del brazo, decide derivarnos al traumatólogo del hospital. La enfermera, además, nos habla por primera vez del CDIAT. Nos facilita un número de teléfono y nos indica que llamemos para pedir cita después de la visita con el traumatólogo.

Visita al traumatólogo una semana después. La observan, le hacen radiografía para descartar lesiones en el brazo y nos citan para finales de mes (septiembre de 2014... mi hija tiene entonces dos meses y medio). La traumatóloga intenta tranquilizarnos: no tiene ninguna lesión, parece simplemente un retraso a nivel motriz y nos recomienda estimular ese brazo con cosquillitas para que lo introduzca en su rutina de movimientos.

Por fin, primera visita al CDIAT con la coordinadora: nos explica cómo funciona el centro... dispondremos de neuropediatra, que hará la primera visita a la niña para evaluarla, fisioterapeuta y hasta psicólogos a nuestra disposición (cuentan incluso con logopedas, trabajadores sociales y pedagogos)

La neuropediatra nos confirma su tendencia a girarse siempre hacia el mismo lado, sobretodo para dormir, nos insiste en que debemos trabajarlo cambiándola de lado y que sigamos estimulando el brazo que menos mueve. Nos asegura que no es nada patológico y que gracias a la fisioterapeuta y sus ejercicios, mejorará pronto. Tendremos que volver a hablar con ella en diciembre.

Con la fisioterapeuta empezamos a vernos cada semana, pero después de 4 o 5 visitas, pasamos a vernos quincenalmente. Pronto empezamos a notar mejoría gracias a sus ejercicios, que seguimos trabajando sobretodo en casa. La fisioterapeuta es una gran profesional que además nos pregunta por las rutinas de la niña en casa y nos asesora sobre temas tan variados como alimentación y sueño (siempre dentro de sus limitaciones), nos sentimos muy tranquilos y nos motiva resaltando los progresos de nuestra hija.

En diciembre volvemos con la neuropediatra y parece que, por fin, el desarrollo de nuestra niña a nivel motriz empieza a ser normal. Se mantiene sentada con 6 meses durante bastante rato y coordina mucho mejor sus movimientos. No tendremos que volver con ella, pero seguiremos con los ejercicios de la fisioterapeuta durante unos meses más.

Hoy es 17 de abril, mi hija cumple 10 meses dentro de 3 días y ya gatea, se pone de pie en la cuna, trepa por donde haga falta, dice papá y mamá y otras cosas que nos hacen pensar que tiene un desarrollo normal. Seguramente va más despacio que otros niños, pero es normal, y estamos tranquilos gracias al trabajo de profesionales de un servicio que yo no conocía y que a nosotros nos ha dado mucha paz. No hemos necesito psicólogo, pero lo tienen disponible porque saben que cuando a unos padres les cuentan que quizás su hijo va un poquito por detrás, a veces puede suponer un mal trago. Nosotros lo asumimos y, sobretodo, hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano ante amigos y familiares para tratar el tema como un proceso y no como un problema. Creemos que ha sido esencial. 

No creo que este texto llegue a mucha gente, pero es una experiencia más, y sobretodo algo de difusión para que madres y padres conozcan estos centros de desarrollo infantil y atención temprana.

lunes, 13 de abril de 2015

Lunes de Recetas #15: Galletas de avena y plátano BLW

Unas galletitas sencillas, sabrosas, sin azúcar, sin huevo, sin leche... ;)

Ingredientes

1 plátano maduro
60gr de avena en copos (para bebés mejor copos que salvado... yo la compro en mercadona, la cajita azul ;P)

Precalentamos el horno a unos 200º. Y es tan simple como aplastar (o triturar, vaya) el plátano con un tenedor, mezclarlo bien con los copos de avena en un bol y dejarlo reposar un par de minutos. Usamos una cuchara para colocar pegotes de masa en la bandeja del horno, encima de papel de horno o previamente untada con un poco de aceite para que no se peguen al sacarlas. Aplastamos los montoncitos de masa para darles forma redondeada y dejarlas planitas y las metemos al horno. Yo las he dejado a 200º unos 10 minutos y al terminar les he dado la vuelta con un tenedor ;) 5 minutillos por el otro lado y están listas! Dejamos enfriar y dejamos que la prueben los pequeños =P A mi hija le han encantado.



A mí me han salido unas 6 galletitas, no hice más porque eran solo para ella, pero vamos, cuestión de doblar cantidades ;)

jueves, 9 de abril de 2015

Opinión: Minicuna Dream de Babyhome

¿Minicuna sí o no?

Yo era de las que pensaba que no. Que era un trasto más, bastante caro y que no merecía la pena para 2 o 3 meses. 

Pues como con tantas otras cosas desde que soy madre, debo tragarme mis palabras para contaros las maravillas de la minicuna que yo probado: el modelo Dream de Babyhome.

Primero, una foto, ¿no? Para que veáis el modelo del que os hablo, que estoy segura de que enseguida ubicaréis con una imagen.

Modelo Dream de Babyhome

Como decía, cambio de opinión después de estos meses (aunque en realidad solo me hicieron falta unos pocos días para darme cuenta de lo práctica que era). 

En fin, empezando a enumerar ventajas, tenemos su gran capacidad. Desde la página web de Babyhome recomiendan su uso desde los 0 a los 6 meses, y yo doy fe de que es así ;) Tengo conocidas que han tenido que sacarlos antes porque con 5 o 6 meses hay niños que son capaces de incorporarse en la minicuna e incluso levantarse, pero no ha sido nuestro caso y problemas de espacio no hay.

Algo que nos ha salvado muchas noches, ha sido el hecho de que tenga tres posiciones intercambiables. Según ponemos las patas de la minicuna, podemos elegir entre tenerla fija, con ruedas o con mecedora. En esos primeros meses donde el sueño del bebé es tan sensible, nosotros la teníamos siempre en posición mecedora (o balancín, vamos), para acompañar el sueño de nuestra pequeña.

La estructura de aluminio, la hacen ligera y de fácil transporte. Además, incluye la ropa de minicuna (una bajera transpirable y un saquito, unidos por una cremallera) y bolsa de transporte. Precisamente por esto es tan fácil de desmontar y de retirar la ropa para poder lavarla.

Y, por último, lo iba a poner como inconveniente, pero la verdad es que en comparación con otras minicunas, el precio no me parece excesivo para la calidad de Babyhome frente a otras marcas. Este modelo en concreto que yo he probado lo he visto por unos 280€...

Añado un vídeo, por si aún os queda alguna duda ;)




Como siempre, este post NO es patrocinado. Escribo mi sincera opinión sobre un artículo que he tenido la ocasión de probar.