miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz año 2015

Querida hija:

Este ha sido sin duda nuestro año. El año en que has llegado a nuestro mundo para dar sentido a nuestras vidas. Qué cursi, ¿no? Pero es así, mi amor.

A pocas horas de dejar atrás cada año, me gusta repasar mentalmente los momentos más importantes. Pues, ¿sabes qué? No debe haber habido muchos momentos malos... O al menos no muy malos, porque solo me vienen a la mente momentos maravillosos a tu lado... Y eso que solo has estado aquí medio año! O no... Ya estabas aquí mucho antes de eso... Haciéndote notar con tus primeras pataditas en la tripa desde finales de este pasado mes de enero... Un parto que, pese a todo, yo recuerdo como algo maravilloso y con un cariño infinito. Nuestra primera mirada. Nuestro primer abrazo. Sentir tu calor tan húmedo. Ya lo sabes tú, no voy a aburrirte con algo de lo que he hablado tantas veces.

Estoy muy contenta este año. Poco podría haber salido mejor.

El único pequeño trago amargo es haber comprendido, también a raíz de tu llegada al mundo, quién está realmente a mi lado. Un familiar que sigo esperando que me llame para preguntarme cómo estoy (o cómo estamos, ahora que somos dos) desde que anuncié que estaba embarazada... Y una amiga, a la que también sigo esperando por ese mismo motivo. Y no me queda otra que esperar sentada, pues yo ya insistí lo suficiente en su momento. Es lo único que a día de hoy, en un momento en que me gusta hacer balance del año, me pone un poquitín triste. Puede que se hayan bajado del tren de nuestra vida, ¿verdad? 

Solo me queda repetirte de nuevo lo que te digo tantas veces a diario: te quiero, pequeña. Y vamos a empezar muy juntas este nuevo año 2015 un poco lejos de casa, pero junto a papá, al que por supuesto quiero con locura, aunque últimamente quizás no se lo he dicho tanto como debería. Ha demostrado ser un buen papá, ¿verdad? Con una paciencia infinita, tanto conmigo como contigo. Que  hasta se va a trabajar sin haber descansado! :P


lunes, 24 de noviembre de 2014

Difícil decisión: La excedencia

Escribo un poco más tranquila, pero estas dos últimas semanas han sido un caos... Un caos mental, quiero decir. He decidido (junto a mi pareja, claro) solicitar una excedencia en mi trabajo...

Ha sido una decisión muy difícil y que yo ni siquiera había pensado como una opción válida... 
Me había comprado un sacaleches, me había sacado leche y la había congelado preparadita para llevársela a mi madre cada día junto a mi niña, habíamos comprado una cuna de viaje para dejar en casa de mi madre, la había instruido en la alimentación complementaria de Leire y... finalmente, viendo que se acercaba la fecha de volver al trabajo (habiendo gastado ya el permiso de lactancia y las vacaciones de este año), la ansiedad ha crecido tanto que hemos pensado que ésta iba a ser la mejor opción.

Creo que, junto a la ansiedad por separación que claramente he experimentado, el detonante ha sido mi trabajo en sí. No es el trabajo de mi vida... No es para lo que yo he estudiado (aunque tal y como está el patio, pues es lo que tengo y lo cogí encantada) y me daba mucha pena renunciar a estos primeros momentos de mi hija por un trabajo que económicamente tampoco me compensa mucho...
Como por suerte nos lo podemos permitir, finalmente he solicitado una excedencia por cuidado de hijos de 4 meses, aunque en este tipo de excedencia no hay un período mínimo y puede prorrogarse hasta que el bebé cumple 3 años (ojo, no son 3 años de excedencia, es hasta que el niño cumple 3 años). 










SOLICITUD DE EXCEDENCIA POR CUIDADO DE HIJOS



D./Dª [NOMBRE], con Documento Nacional de Identidad [DNI], que en la actualidad desempeña el puesto de [PUESTO DE TRABAJO] en la empresa [NOMBRE DE LA EMPRESA],





SOLICITA,





al amparo del artículo 46.3 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y del artículo 4 de la Ley para la Conciliación de la Vida Familiar y Laboral de las Personas Trabajadoras, excedencia por cuidado de hijos, comenzando a disfrutar de esta a partir del día [FECHA DE INICIO] hasta [FECHA DE FINALIZACIÓN]




En ..................., a 8 de noviembre de 2014






[FIRMA]

martes, 18 de noviembre de 2014

Revisión de los 4 meses de Leire

Nuevamente, llego a la consulta y me encuentro con una enfermera que no es la de mi niña ¬¬

- ¿Sigue con lactancia materna exclusiva?

- Sí.

- Estupendo, déjame el libro de salud.

La pesa, la mide, la pone de pie, la mira de refilón y da paso a las vacunas... Sin más.

Con 4 meses, mi niña pesa 5,900kg y medía 62 cm... (Se nos resisten los 6 kilitos!!)

Ha subido de percentil 15, con lo cual está el entorno (abuelas) mucho más tranquilo...

Poco más, escribo esta entrada muy tarde por falta de tiempo, pues mi princesa cumplirá 5 meses en 3 días! (Madre, cómo pasa el tiempo...)



domingo, 2 de noviembre de 2014

Panellets!

Esta entrada tenía que haberse publicado entre el viernes y el sábado, pero he tenido bastante lío este fin de semana. De todas formas, como prometí a mis compañeras del grupo de lactancia, paso la recetilla escrita de los panellets.

Ingredientes para la masa:

- 500gr de almendra molida
- 400gr de azúcar
- 350gr de patata (hay variedades con boniato, pero a mí me parece muy dulce)
- 1 yema de huevo
- Ralladura de un limón

Cocer las patatas con piel y pelarlas a continuación, aún calientes. Amasar junto al resto de ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Dejar templar la masa. Yo, además, la dejé reposar unas 12 horas en la nevera para que la masa adquiriese más consistencia, pero se puede evitar este paso o incluso dejarla un rato en el congelador.

Los más clásicos son los de piñones y almendras, pero yo además hice de coco, chocolate y sirope de fresa (ñaaaam!)

Para los de piñones, usé 100gr de piñones. Con la masa se da forma a los panellets y seguidamente se pasan por huevo para poder rebozarlos en piñones. Pintamos con un pincel (o incluso con el dedo) el panellet ya con piñones para que al meterlos al horno queden doraditos.



 Los de almendras, igual que los de piñones.



A los de chocolate, añadí a la masa unas cucharadas de cacao soluble (Cola Cao) y, además, los rebocé en azúcar glas (esto es completamente opcional). Se pueden hacer de café también, siguiendo la misma pauta.



A los de coco les añadí coco rallado a la masa, y luego añadí algo más por fuera. Finalmente, al tener forma de cono, les mojé la puntita en huevo para que se dorada un poquito.

Finalmente, a los de fresa les añadí un poco de sirope en la masa y los modelé de forma que tuvieran un hueco en el centro, para poder rellenarlos de sirope de fresa.


Más o menos todos necesitan el mismo tiempo de horno... Unos 10 minutitos a unos 220º. Controladlos bien, pues la gracia de los panellets es que se tuesten por fuera, pero que no se resequen por dentro!.




En esta última foto ya faltaban bastantes, a mí me salieron muchos porque usé el doble de masa, que en mi familia somos unos cuantos y bastante golosos :)

lunes, 27 de octubre de 2014

Vacunas no financiadas

Durante el embarazo ya había escuchado hablar a otras mamás del dineral que se deja uno en vacunas... Pero la verdad es que ni siquiera me acerqué a una farmacia a preguntar por ellas hasta que me tocó ir a comprarlas para Leire.

Ninguna vacuna es obligatoria, cada familia decide si ponérselas a su bebé o no. La enfermera de mi hija, en la revisión del mes, nos habló de las dos vacunas principales y nos explicó contra qué luchaban... Ella, al no ir mi hija a la guardería en su primer año de vida, solo me recomendaba poner prevenar. Mi pareja apoyaba la moción... Pero yo, que soy hipocondríaca como yo sola, decidí (unilateralmente) ponerle también rotateq. Como siempre digo, me gasto más de 100 € en vacunar a mi perro cada año y no me duele... ¿Cómo me va a doler gastarme el dinero en las de mi niña? Me toca las narices, porque creo que deberían estar financiadas y que una familia no debería gastar en algo así, pero eso ya es otro tema.

En fin, pasemos a las vacunas en sí:

  • Rotateq: Contra el rotavirus, que provoca diarreas graves en neonatos y niños pequeños y sigue siendo causa de muchas hospitalizaciones por gastroenteritis en menores de 5 añitos. Rotateq cuesta unos 69€ (aquí, en mi pueblucho de Barcelona, al menos) y son necesarias 3 dosis. La primera puede ponerse a partir de las 6 semanas (nosotros aprovechamos para dársela en la revisión de los 2 meses) y, las dos restantes deberán estar separadas entre ellas por 4 semanas. La última debería ser administrada antes de los 6 meses. Nosotros terminaremos la semana que viene, en la revisión de los 4 meses. La peculiaridad de esta vacuna es que se administra por vía oral (que se bebe, vaya =P). 
    • Rotarix: Fue la otra opción, pero yo no la he encontrado en farmacias... Así que no sé su precio, pero en teoría y, según la enfermera de la revisión de los 2 meses (que no fue la de mi niña...) sólo eran necesarias 2 dosis.
  • Prevenar 13: Contra la enfermedad derivada del neumococo. En este caso y, como su nombre indica, la vacuna previene 13 cepas de este virus, causante de muchas infecciones, entre ellas neumonía y meningitis. El coste por dosis es de unos 78€ (no lo recuerdo exactamente, pero rozaba los 80€) y dependiendo de cuándo empecemos a administrarla a nuestros hijos, se necesitarán más o menos dosis. Se puede empezar a administrar a los 2 meses y hacerla coincidir con el resto del calendario de vacunaciones sistemáticas (a los 2, los 4, los 6 y los 12 meses). En cambio, a nosotros nos recomendaron intercalarlas... Es decir, empezar a los 3 meses y continuar a los 5, 7 y 15.
  • Varivax: Imagino que la conocemos todos porque ha dado mucho que hablar... Contra la varicela y que tengo entendido que puede ponerse al año. Hay mucha polémica con esta vacuna... Pero más aún por el hecho de haberla retirado de todas las farmacias españolas... Bastante habrá con que no te la cubra la Seguridad Social como para que encima, si la quieres, tengas que ir a buscarla (o comprarla online, que también se puede) a Andorra. Esta vacuna no es algo que tengamos en mente ponerle a la nena ahora, aunque yo lo pienso de vez en cuando y me dan ganas de conseguirla... Si bien es verdad que la varicela es una enfermedad común y que acaban pasando casi todos los niños, se escuchan algunos casos en los que se complica la enfermedad y te pone los pelos de punta... Yo la pasé con 5 años, se la pegué a mi hermano recién nacido y, el que sin duda lo pasó peor, fue mi padre, que la pasó con 32 años y estuvo malísimo. Creo que el precio de la vacuna rondaba también los 68€ y son necesarias dos dosis.
  • Vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), solo para mujeres. Me lo dejaron caer en el hospital, aunque en teoría la vacuna está destinada a niñas a partir de 12-14 años que no hayan iniciado las relaciones sexuales. Creo recordar que el precio de la vacuna rondaba los 160€ y eran necesarias 3 dosis (todo esto lo digo de memoria, no me hagáis mucho caso). Es algo que me preocupó bastante, pues este virus es el causante del cáncer de cérvix. Es, desde luego, un tema para tratar a parte y más documentada, pero aún me pilla un poco lejos para mi niña (para mí aún he leído que me puedo vacunar, pero que lo más seguro es mantener relaciones sexuales con una única pareja y, de momento, tengo pensado seguir el tratamiento =P). La dejo aquí para que conste como vacuna "de pago".

viernes, 24 de octubre de 2014

Ya ha pasado un año...

Ya ha pasado un año desde aquella mañana en la que me levanté dispuesta a descartar un embarazo, pues tenía un retraso de más de dos semanas y llevaba días encontrándome mal. Quería asegurarme de que no estaba embarazada para poder tomar Primperan, que siempre ha sido mi salvación frente a las náuseas. El día anterior me había llegado un paquetito con 10 test de embarazo que compré en lidertest por unos 10€.
Solo me hizo falta uno:


Se marcó al momento y me dio un vuelco el corazón. La verdad es que no esperábamos que viniera tan pronto... De hecho, queríamos esperar a empezar "la búsqueda oficial" después del verano 2014 (es decir, ahora). El perro habría dejado de ser tan cachorro y creímos que no nos iba de un añito. Peeeero... Yo convencí a mi maridin para dejar de poner medios ya entonces, alegando que un embarazo no suele llegar tan rápidamente como en el cine americano y que hay parejas que se tiran muchos meses de búsqueda... Pues a nosotros nos llegó a la primera. Después de ver la imagen, el sentimiento de culpa:

Estaba embarazada de casi 7 semanas (de esto me enteré más tarde...)! Me enteré tardísimo porque, como no me lo esperaba y había tenido ese mismo año una regla muy irregular, no le di importancia... Ese fin de semana, hasta bebí sangría! (Este hecho me torturó medio embarazo!) Y a principios de octubre, hasta habíamos viajado a Valencia, a la Ciudad de las Artes y las Ciencias y visitado "la sala de la electricidad", donde recomendaban esperar fuera a mujeres embarazadas y personas con marcapasos... Recuerdo haberle preguntado a mi pareja con recochineo si yo podía entrar...

En fin, una pequeña entrada, más para mí, para recordarme a mí misma que ya hace un año de mi positivo tardío, y lo rápido que pasa el tiempo... Pues un año después, ya tengo aquí conmigo (ahora mismo dormida en mi cama) una princesa que esta semana ha cumplido 4 meses...

miércoles, 15 de octubre de 2014

Calendario de vacunaciones en Cataluña 2014

La semana que viene Leire cumplirá 4 meses, así que ya hace casi dos meses que empezamos con ese inquietante mundo de las vacunas...! El calendario de vacunaciones sistemáticas de este 2014 vendría a ser algo así:

  • 2 meses: Dos pinchacitos contra un cóctel de enfermedades de lo más variado... Difteria, tétanos, tos ferina, polio, Haemophilus influenzae tipo b, hepatitis B y, por último, meningococo C.
  • 4 meses: Repetimos tooodas las anteriores, excepto la antimeningocócica C conjugada.
  • 6 meses: Repetimos las vacunas administradas a los 2 meses.
  • 12 meses: Una pausa de 6 meses para pasar a vacunar contra la hepatitis A, rubeola, sarampión y parotiditis.
  • 15 meses: De nuevo contra la enfermedad por meningococo C.
  • 18 meses: La vacuna cóctel de los 2 meses pasa a ser pentavalente (pues no incluye la antimeningocócica C conjugada ni la hepatitis B).
  • 4 años: Contra sarampión, rubeola y parotiditis.
  • 6 años: Únicamente DTPa (Difteria, tétanos y tos ferina) y hepatitis A.
  • 12 años: Antimeningocócica C conjugada y, en teoría, a los niños que no hayan pasado la varicela, se les administra también la vacuna.
  • 14 años: Y, por último, de nuevo contra el tétanos y la difteria.
Como duermo poco y soy lista como yo sola, he ido copiando las vacunas que figuran en el carnet de salud de mi hija... Sin tener en cuenta que seguramente en Internet habría mil tablas como la que tengo yo impresa... Ya que lo tengo escrito, lo dejo, pero adjunto una imagen que, en este caso, vale más que todas mis palabras! En los próximos días... Vacunas no financiadas, para completar el calendario.



martes, 7 de octubre de 2014

Revisión 2 meses de Leire

Mi princesa tiene ya 3 meses y medio, pero estos dos últimos meses no me ha dejado mucho tiempo libre, la verdad... La niña no duerme durante el día ni por casualidad (ahora lleva 25 minutos y ya es un logro!!) y por la noche se despierta muchísimo... (Qué lejos quedan aquellas primeras noches en que dormía 5 y 6 horas seguidas!). En fin, un resumen de la revisión de los dos meses.


  • Enfermera y pediatra de guardia: Al ser pleno agosto, ni la enfermera ni la pediatra que tenía mi niña asignadas estaban presentes en su revisión. Si yo ya tenía alguna queja de la pediatra de mi hija, la enfermera de guardia... una pasota total y la pediatra ni os cuento...
  • Control de peso y talla: Con 2 meses, Leire pesaba 4,500kg y medía 57 cm. Lo que significa que en un mes solo había ganado 225 gramos y había crecido 4,5 cm. Como madre primeriza (y tanto...), pregunté si no era muy poquito peso y al recibir un rotundo "no" por respuesta, lo dejé correr... Hasta la vuelta del grupo de apoyo a la lactancia materna, que "cerró" en agosto.
  • Primeras vacunas: Leire recibe sus dos primeros pinchacitos... Llora histérica por el susto, pero al cogerla en brazos se calma enseguida. Nos recomiendan darle un poquito de apiretal si le sube la fiebre o si está muy irritable... Al final, lo único que notamos es que está mucho más empalagosita.
  • Derivación al traumatólogo: En la revisión del mes, la enfermera vio que Leire tenía tendencia a girar la cabeza siempre hacia el mismo lado y en la revisión de los dos, nos contaron que efectivamente seguía con esa tendencia y que movía un brazo menos que otro... Así que nos dieron un volante para el traumatólogo, pero eso ya va en otra entrada... 

Por lo demás, todo igual, la nena cada vez más espabilada y simpática... Y preciosa, qué voy a decir yo...


viernes, 8 de agosto de 2014

El chupete: ¿amigo o enemigo?

Era mucho mucho el miedo que le tenía yo al chupete... Durante las clases de preparación al parto insistieron en que no recomendaban que el bebé usara chupete durante su primer mes de vida para lograr una lactancia materna exitosa. Pese a todo, metí dos chupetes y una cadenita en la canastilla "por si acaso". 
Obviamente, con el pánico que le tenía yo a tan vil objeto no lo usamos durante la estancia en el hospital, aunque la nena me dio dos noches de aquellas en las que acabas con un tic en el ojo y una risita histérica.
Tal era mi convencimiento que me costó varias discusiones con mi madre y mi suegra.

Pero todo cambió una noche, cuando Leire tenía poco más de dos semanas de vida... 
Creo que ya he comentado que durante las primeras semanas la lactancia no fue nada agradable... Me salieron unas grietas horribles y durante esos días dar el pecho era un infierno... Pues la niña solo se calmaba cuando estaba en pecho... Como digo, aquella fatídica noche, a las 2:30h, superada por el dolor, la desesperación y hasta por un poquito de sueño, mandé al padre de la pobre niña a coger un chupete de la cajita que había metido en uno de los cajones del armario, teniendo la creencia ya de que no los usaría en la vida. Le indiqué cómo debía esterilizarlo y minutos después volvía a nuestra habitación. Aquél chupete obró un milagro: Leire se quedó dormida en cuestión de segundos. Yo, que seguía recelosa, esperé a que el sueño fuese más profundo para quitarle el chupete de la boca y volví a guardarlo en su estuchito sagrado.

A día de hoy, la niña lleva el chupete colgado de una cadenita con su nombre que le regaló su tía y lo usamos en momentos puntuales, porque la calma muchísimo. Debo añadir también que una vez superado el problema que tuvimos con la lactancia desde el minuto uno por un mal agarre de la nena, el uso del chupete no ha provocado ningún cambio y estamos divinamente. A parte de este, el resto de inconvenientes que veo aparecen debido al uso prolongado del chupete y recomiendan quitarlo al año. 

Espero que no tengamos mayor problema para quitarlo más adelante, pues cada día noto que lo necesita menos... Generalmente para dormirse por la noche, y suele escupirlo ella sola al rato.


lunes, 28 de julio de 2014

Puerperio

No me puedo quejar, la verdad, no he tenido un postparto malo.
Solo he tenido que lidiar con "3 o 4 puntos" debido a un pequeño desgarro durante el parto. Lo escribo entre comillas porque mientras yo miraba embelesada a mi niña y buscaba desesperada la mirada de su padre, escuché a las ginecólogas murmurar entre ellas "3 o 4" por dentro... "3 o 4 por fuera..." Así que en realidad ni fueron 3 ni fueron 4, pero tampoco quise preguntar cuántos puntos me dieron... Preferí no saberlo :P
La primera noche sangré muchísimo. Tanto, que llegué a preocupar a la enfermera que me ayudó a ir al baño la primera vez "por si me mareaba por la pérdida de sangre". A partir de la mañana siguiente, todo se reguló.

Una vez en casa, lo dicho, la tirantez de los puntos, con algunos episodios de dolor pero que pude interceptar con un paracetamol cada 8 horas (tenía vía libre (y receta!) para intercalar un ibuprofeno entre paracetamoles, pero no quise abusar).
Sumo también un dolor brutal de espalda... Imagino que los dos días que pasé en la camilla del hospital pasaron factura... Y un ligero pero molesto hormigueo que nacía en la zona donde me pincharon la epidural y me recorría la espalda en diagonal hacia arriba. Curioso, pero no le di más importancia y desapareció a los pocos días.

Otro tema a tratar a parte... El peso. Estoy a 3kg de volver a lo que pesaba cuando me quedé embarazada (y ya tenía unos cuantos kg de más entonces...!). Cogí más de 15kg en el embarazo, así que haber perdido más de 12kg este mes habiendo comido todo lo que he querido, está muy bien... Ahora que la cosa está algo más tranquila y que creo que la niña puede llegar a dejarme cocinar algunos ratos, tengo que empezar a planificar los menús como antes o no bajaré de peso nunca más :P

Me tenían realmente preocupada la caída de cabello, las uñas quebradas (aunque poco me importan ahora que las llevo cortísimas por miedo a arañar a la nena) y un sin fin de cambios hormonales en mi cuerpo que nos comentaron en las clases de preparación al parto... Pero por suerte, aquí todo sigue igual.


viernes, 25 de julio de 2014

Primeras revisiones de Leire

Leire tiene hoy 35 días de vida y hemos tenido una serie de revisiones con la enfermera de pediatría y solo una con la pediatra. Antes de su primera revisión, y con solo 5 días, bajé al ambulatorio para pedir la baja por maternidad para entregarla en la Seguridad Social (trámites aquí) y, mientras esperaba a la auxiliar de ginecología, me crucé con mi matrona, que me había llevado todo el embarazo. Justamente tenía un hueco libre y me hizo pasar a su consulta para preguntarme cómo me encontraba, cómo me había ido el parto y si estaba con lactancia materna. Al ser la respuesta afirmativa, me preguntó si había tenido dificultades... Momento que aproveché desesperada para contarle lo mucho que me dolía cuando se enganchaba la niña al pecho y confesarle avergonzada que no sabía colocármela sentada, que en el hospital me habían ayudado a ponérmela estando ambas recostadas en la cama... Ella, que es una gran profesional (lleva el grupo de lactancia de mi ambulatorio) y que se desvive por nosotras, me ayudó a colocarla de forma correcta estando sentada y me trajo un cojín de lactancia (yo ya tenía el mío, pero no había tenido ocasión de probarlo) que me dio la vida. Nuestros momentos difíciles con la lactancia no acabaron ahí, pero me fue muy útil. Aprovechó para ofrecerme la posibilidad de pesarla si esperaba a que ella atendiera la visita que tenía programada. Mi niña salió del hospital el lunes 23 de junio con 3,360kg y el miércoles 25 pesaba 3,590kg (no es fiable, porque no la desnudamos del todo, pero garantizamos que al menos había estado cogiendo peso, que era lo que nos preocupaba y queríamos saber).


  • Primera revisión con enfermera y pediatra: A los 12 días de vida (una semana después de que la pesara mi matrona) tuvimos la primera revisión con la enfermera y la pediatra de la niña (aún no sabíamos que serían las "definitivas" porque no las teníamos asignadas). Control de peso y altura por parte de la enfermera y de reflejos por parte de la pediatra. Ha cogido casi 400 gramos en una semana, cosa que a mí me parece una burrada...
  • Control de peso una semana después: Me pesan a la niña y salta la alarma... Solo ha cogido 40 gramos en toda la semana. Me preguntan con insistencia sobre las tomas que hace, cuánto rato está el pecho, si se queda dormida... La enfermera insiste en que no me preocupe, que volverán a vernos en dos días para ver si coge peso... Si se mantiene o pierde, empezarán las analíticas de orina. Pregunto si pudo haber un error en el peso de la semana anterior, que ya me extrañó que cogiera tanto de golpe y yo sigo notando que la niña engorda, que tiene hasta más mofletes...
  • Nuevo control de peso dos días después: Leire ha ganado 65 gramos en dos días, pesada desnuda como siempre y en la misma báscula que dos días atrás. Claramente hubo un error en la primera revisión de la niña (los pesan desnudos, sobre una toalla... pienso que con las prisas debieron pesar la toalla también). Esta vez, ya que nadie me hizo caso en la primera revisión, vuelvo a preguntar por la famosa vitamina D que he visto que están recetando a todos los recién nacidos de mi alrededor. Me pasa con la pediatra que hay en la sala de al lado para que me imprima la receta y me explica que deberá tomarla de 4 a 6 gotas diarias y ya que verán hasta cuando.
  • Revisión del mes: Volvemos con la enfermera. Vuelve a pesarla y esta vez también a medirla, vuelven a comprobar los reflejos y nos indica que tenemos que mantenerla unos minutos boca abajo sobre la cama para que ella misma vaya levantando la cabecita. Hablamos de las vacunas que no cubre la Seguridad Social. Me pregunta con quién se quedará la niña cuando empiece a trabajar. Como de momento no irá a la guardería, solo me recomienda Prevenar 13, la vacuna contra la meningitis por neumococo, aunque me comenta que existe también Rotateq, contra el rotavirus. Nosotros tenemos todo este mes para pensar seriamente qué hacemos con estas vacunas, y cuándo empezamos a ponerlas (porque con lo aprensiva que soy yo, se las pondremos... vacuno a Dante cada año y no me duele...).
Os dejo un gráfico cutre rápido del peso de Leire (no he añadido el peso que me dio la matrona ni el que se supone que estaba mal =P) y de su altura.



miércoles, 23 de julio de 2014

Trámites de nacimiento para solteras...

Yo, que soy muy inocente y que hasta hace un par de años todos los papeleos me los hacía mi mami, no podía creerme que de verdad tuviese que tramitar yo todo lo referente al nacimiento de mi hija por no estar casada... Pero así fue... Relato mi experiencia y los documentos necesarios para superar con éxito esta ardua misión para recién paridas =P

  • Inscripción en el Registro Civil. Es el primer sitio al que tenemos que ir. Y para poder inscribir a nuestro recién nacido con éxito necesitaremos:
    • DNI del padre y de la madre
    • Libro de familia (en caso de no tenerlo por no existir matrimonio en la pareja (mi caso) nos lo hacen en el momento)
    • Informe médico de maternidad 
    • Boletín estadístico (estos dos últimos documentos los entregan en el hospital... si yo no hubiese llevado una chuletita con los documentos que necesitaba me habría vuelto a casa sin ellos, porque hasta que no pregunté en admisiones nadie me dijo que lo necesitaba, así que hay que comprobar que lo tenemos todo para evitar paseos tontos).
    • "Certificado de no inscripción en el Registro Civil". Esto último no lo sabía yo, pero me lo entregaron en el hospital junto a los dos documentos anteriores y resultó que me lo pidieron en el Registro Civil. Simplemente es una nota que dice que no han inscrito al bebé.
          * Como nota, por si puede ser útil a alguien, comento que nosotros no tenemos la dirección                            actualizada en el DNI y nos tocó pasar a buscar un certificado de convivencia o un certificado de                  empadronamiento de cada uno de los padres para demostrar que convivimos en esa dirección.
  • Alta en el padrón municipal. De nuevo, necesitaremos:
    • DNI del padre o de la madre (en teoría aquí basta con que vaya uno de los dos)
    • Libro de familia
  • Solicitar la baja por maternidad en el médico de cabecera. En mi caso, este documento nos lo hace la auxiliar de ginecología. Conviene hacer una llamadita al ambulatorio o centro de atención primaria para preguntar quién os hace el trámite y si hay que pedir cita... A nosotras ya nos informaron en las clases de preparación al parto. 
  • Solicitar los certificados de empresa del padre y de la madre necesarios para tramitar las bajas por maternidad/paternidad en la Seguridad Social.
  • Trámites en la Seguridad Social. Hay que pedir cita previa. Yo lo hice a través de Internet, a partir de este enlace. Nos dan la opción de pedir cita para tramitar conjuntamente las bajas de maternidad, paternidad y la inclusión de beneficiarios. Y nuevamente, nos pedirán:
    • Para la baja por maternidad:
      • DNI de la madre
      • Libro de familia
      • Baja por maternidad que nos habrán dado en el ambulatorio.
      • Certificado de empresa de la madre
      • Solicitud de maternidad relleno que os proporcionarán allí mismo. Nosotros rellenamos este otro documento único para tramitar maternidad y paternidad en casa y lo entregamos ya relleno para ahorrar algo de tiempo.
    • Para la baja por paternidad
      • DNI del padre
      • Libro de familia
      • Certificado de la empresa del padre
      • Solicitud de maternidad relleno que os proporcionarán allí mismo. Nosotros rellenamos este otro documento único para tramitar maternidad y paternidad en casa y lo entregamos ya relleno para ahorrar algo de tiempo.
    • Afiliación del bebé
      • Libro de familia
      • Certificado de empadronamiento del bebé
      • Nº de afiliación a la seguridad social del padre o de la madre (con el que se quiera inscribir al recién nacido)
      • Solicitud de afiliación del recién nacido que os entregarán allí mismo.
  • Asignación del pediatra y la enfermera de pediatría. Otro paso que debemos realizar en el ambulatorio. No sufráis si tenéis que visitar al recién nacido y aún no tiene pediatra asignado porque han tardado en daros cita en la Seguridad Social, os visitarán igualmente. De nuevo nos pedirán:
    • Libro de familia
    • Certificado de empadronamiento
    • Solicitud de afiliación del recién nacido (que os habrán entregado en la Seguridad Social)
    • Tarjeta sanitaria (que en teoría os enviarán por correo)
  • Deducción por hacienda. Este es un tema un poco más enrevesado... Yo, como madre trabajadora, la he solicitado porque me corresponde, pero a mí me quitan muy poquito IRPF... Veremos cómo me sale la declaración de la renta el año que viene =P Este trámite se puede hacer vía telefónica (en el 901 200 345) y os pedirán los siguientes datos:
    • Nº de afiliación a la seguridad social
    • Nº de cuenta bancaria
    • *** En caso de no haber solicitado la deducción por maternidad anteriormente, os solicitarán también el importe de la casilla 620 de la declaración de la renta anterior (aunque a mí me pedían la de dos años atrás... la de 2012, vaya).
      • En caso de no tener el importe de esta casilla, como me pasó a mí (por lista), nos tocará acercarnos a una oficina de hacienda y rellenar la solicitud pertinente.
En fin, suerte que me lo estudié con tiempo y lo hicimos todo más o menos rápido... Lo que más nos retrasó fue, sin duda, que tardaran más de una semana en darnos la cita previa para la seguridad social. Espero que si alguna embarazada llega aquí, pueda resultarle útil esta información, aunque recuerdo que es para mamás solteras y tramitado todo en Barcelona (me consta que según la provincia o comunidad autónoma hay trámites que pueden variar).

Aquí un vídeo de la ardua batalla contra la burocracia... (y los funcionarios ;P)


domingo, 20 de julio de 2014

Nuestro primer mes

Realmente el tiempo pasa volando cuando hay un bebé en casa... Pasan los días sin que apenas me de cuenta. Me faltan horas en el día, no me da tiempo a hacer las tareas de casa. Si pongo una lavadora, tengo que pedirle a mi pareja que cuelgue la ropa porque la niña me reclama. Buscamos platos poco elaborados para el menú de la semana y me toca comer y cenar corriendo. Y todo con una sonrisa.

Porque a pesar de que Leire es una nena que requiere bastante atención, yo estoy encantada con mi recién estrenada maternidad... Y justo a esta hora hace un mes de nuestro primer beso (bueno, de mi primer beso, ya se entiende), de aquella sensación tan calentita en el pecho... De mis lágrimas, también calentitas... Y de la más absoluta felicidad. Y, sin embargo, esto último se repite cada día... Porque cada día es un día más viendo a mi niña crecer (por momentos!).

Estos días tengo sentimientos encontrados. Por un lado, estoy ansiosa por vivir esta nueva etapa que empieza hoy, con su primer mes de vida... y por otro lado, no puedo dejar de sentir un poco de pena por ver lo rápido que crece y cómo esos primeros y preciosos días quedan atrás. Ains...!


viernes, 4 de julio de 2014

El inicio de nuestra lactancia

Teníamos claro que queríamos intentar establecer una lactancia materna (en principio exclusiva) con nuestra recién nacida. 

Leire nació a las 23:08 del viernes 20 de junio y durante esa noche, mientras la niña lloraba desconsolada intentamos que se enganchara al pecho ayudados (pobres de nosotros) por una enfermera, que me recomendó que probáramos estiradas sobre la cama, que nos resultaría más cómodo a ambas. 

Al segundo día, conseguimos que la niña pasara de pegar tres chupetones y soltarse a engancharse y hacer tomas de 5-10 minutos. Las enfermeras insistían en que no la dejara más de 3 horas sin ofrecerle el pecho, incluso por la noche. Aunque el drama era intentar hacer que comiera durante el día... Estaba tan tan tan dormida que tuvieron que medirle el azúcar para confirmar que tuviera reservas y finalmente me dijeron que podía pasar 4-5 horas sin comer, pero que insistiera, que le quitase ropita y le tocase los pies para espabilarla.

No recuerdo cuándo aparecieron las grietas... Como digo, Leire nació un viernes y al miércoles siguiente ya estaba yo con mis pezones doloridos y aprendiendo a dar de mamar sentada guiada por mi matrona. Los jueves tenemos grupo de apoyo a la lactancia materna en mi ambulatorio... Ayer no pude ir porque tenía cita en la Seguridad Social para seguir con los trámites de nacimiento de la niña (que merecen una entrada a parte... ¬¬), espero poder acercarme esta semana y ver si finalmente corregimos la postura y eliminamos las grietas... 

Por lo demás, todo genial. La niña está cogiendo bastante peso (yo creía que incluso demasiado!) y por las noches es un lujo. Ya nos han dicho que no es necesario despertarla por la noche (a no ser que pase muchas horas sin comer). Pero se despierta ella solita sobre las 4-5 de la madrugada y de nuevo sobre las 8 de la mañana, come y vuelve a dormirse, así que encantada.


viernes, 27 de junio de 2014

Crónica de un parto anunciado

Programo esta entrada para que salte a las 23:08 horas... Porque soy una romántica y a esa hora hará una semana que mi niña vino al mundo.

Una semana, siete días, ciento sesenta y ocho horas... 

Aquella mañana nos levantamos temprano. Creo recordar que eran las 6:30 de la mañana... Mi maridito y yo nos duchamos aún con los ojos cerrados... Habíamos pasado la noche en urgencias porque la niña no se movía y nos habíamos acostado cerca de las 2 de la madrugada... Lo ideal teniendo monitores a las 8:00h de la mañana siguiente =P 
En el coche, camino al hospital, con las canastillas en los asientos traseros (nos recomiendan llevarlas a monitores por si nos quedamos ingresadas), me doy cuenta de que llevo la cartilla del embarazo, pero que no he cogido la carpetita donde llevo todos los informes con las ecografías y las analíticas... Si damos la vuelta llegamos tarde... Decidimos seguir, en todo caso siempre podemos volver a buscarla, ¿no? 

8:10h pasamos a monitores: a la matrona que me pone las correas solo le hace falta ver dos contracciones en el monitor y escucharnos explicar que he pasado la noche con contracciones cada 6 minutos y una visita a urgencias para decidir hacerme un tacto y ver cómo está la cosa. "Bueno, estás de parto". Estupendo, y yo sin carpeta.

8:30h sala de dilatación: vuelven a dejarme conectada a monitores para seguir viendo la intensidad y la frecuencia de las contracciones. Vuelve la matrona para decirme que pasarán en breve los ginecólogos a explorarme y decirme si me quedo o no ingresada.

09:50h el ingreso: tacto doble (lo único que me ha fastidiado del hospital universitario donde he dado a luz... =P) para confirmar que estoy dilatada de 4cm y con contracciones regulares. Me piden la famosa carpetita para empezar el historial... Me toca enviar a mi marido a casa a buscarla. ¿Lo malo de esto? Mi suegra, que lleva una semana en mi casa esperando que me ponga de parto... Si mi chico tiene que explicarme a mi suegra que no va a ir a trabajar y que yo no voy a volver en las próximas horas, se lo tengo que explicar yo a mi madre. Por más que insistí en que estaría horas y horas de parto se plantó allí a las 2 horas, aún sabiendo que no podría verme ni estar informada de lo que pasaba más allá de la sala de espera.

10:15h dilatando que es gerundio: una matrona residente que acaba de empezar el turno se me presenta, me cuenta que pasaremos el día juntas (termina el turno a las 21h) y me ofrece una pelota de pilates y quitarme el monitor para que pueda pasear con mi sexy bata blanca con el culete al aire por la sala de dilatación.

15:30h aparición de la otra matrona: mi chico ha aprovechado que han vuelto a colocarme los monitores y estoy tranquila para ir a comer con mi madre. Como digo, aparece mi otra matrona y me explica que misteriosamente las contracciones se han parado y que ayudaría bastante el hecho de romperme la bolsa... Acepto con resignación y creo que es el momento más doloroso que recuerdo del día. Me avisan de que me llevan a sala de partos.

16:15h oxitocina...: Definitivamente las contracciones se han parado, así que el único remedio que parece quedar es abrir el gotero de oxitocina... Me comentan que me van a entrar contracciones cada vez más frecuentes e intensas.

20:15h más oxitocina: parece que el gotero falla... después de haberme subido al máximo la oxitocina y haber cambiado el gotero, me lo desconectan durante 20 minutos para volver a empezar...

20:40h epidural: ahora sí parece que las contracciones vuelven, yo las noto con la misma intensidad que las de la noche anterior y esa mañana... La matrona me advierte de que van a subir de intesidad y frecuencia (esta vez en serio :P) y que puedo pedir epidural cuando quiera, que estoy dilatada de 7cm pero que la cosa va lenta y me sobra tiempo para ponerla. Pido que venga el anestesista (ya comenté que me daba pánico, pero estaba tan cansada que lo agradecí enormemente...).

21:30h cambio de matrona: las dos matronas que han estado conmigo todo el día terminan el turno. Llega la nueva matrona de guardia. La anterior se despide diciéndome que la niña nacerá en verano (es decir, que ya no nacerá esa noche).

22:30h aparecen las ginecólogas: somos dos embarazadas de parto en paritorios separados por un pasillo estrecho... me sacan las perneras y me levantan las piernas para decirme que estoy completa y que podemos empezar a empujar. Me mareo, me ponen oxígeno... Yo insisto en que es por el hambre (no desayuné pensando que iba a monitores y volvía a casa...) y me toman el pelo... Me dejan descansar y vuelven.

23:08h después de tres rondas de un par de pujos cada una, Leire termina de salir, sin llorar. Me la ponen en el pecho envuelta en una manta y la que rompe a llorar soy yo. No me entero de que sale la placenta (ni me acordaba de que tenía que salir) hasta que me la enseñan (una imagen bastante desagradable, pero bueno...). Hay un "pequeño" desgarro... Tienen que darme tres puntos por dentro y otros tres por fuera... Pero ya me da igual, noto que me cosen, pero solo tengo ojos para mi niña, que tiene unos ojazos oscuros que me roban el corazón al instante.

Una semana después, sentada en el sofá de mi casa con mi niña dormida en la minicuna, escribo para contar la crónica de un parto sin mucha complicación, que a mí se me pasó bastante rápido y que recuerdo con cariño por el trato recibido por parte de todo el equipo (incluido el camillero!).

Una semana un tanto amarga porque, como comentaba, tengo a mis suegros en casa... No he tenido la intimidad que yo quería y necesitaba... Esos momentos con mi hija recién nacida y mi pareja... Es lo único que me pesa, porque sé que esta semana no la voy a recuperar. Entiendo que es su nieta (la primera, además) la que ha nacido y que quieran estar con ella, pero me quedará siempre esa espinita... También me pesa que insistan con temas que ya hemos hablado y de los que he dejado clara mi opinión. No voy a ponerle chupete a mi hija (de momento) porque no quiero. La primera vez expliqué por qué. Pero ahora ya es porque no quiero... Y así con todo... En fin.

De momento estamos con lactancia materna exclusiva. La niña es un ángel desde que estamos en casa... En el hospital nos dio un par de noches entretenidas a base de llantos :P Y yo me recupero de los puntos, que me duelen aún, pero tiempo al tiempo (espero). 

lunes, 16 de junio de 2014

Semana 40

Parece que mi niña se ha enterado de la calor que está haciendo estos días por Barcelona y se niega a venir al mundo aún... Yo estoy ya de 40+3 semanas y sin rastro de tapón mucoso (aunque la matrona me repite una y otra vez que puedo haberlo ido soltando poco a poco y por eso no me he dado cuenta...) ni contracciones... 

Esta última semana he pasado dos días por el hospital:


  • Miércoles, 11 de junio, 00:30 ~ 03:30: Decidí visitar urgencias por segunda vez durante mi embarazo porque, justo a medianoche, antes de acostarme, decidí hacer una serie corta de los ejercicios que hago en la pelota de pilates y empecé a notar la ropa interior húmeda... Me había pasado unos días atrás, pero lo asocié al aumento de flujo que la matrona me comentó que tendría... De todas formas, noté líquido, más que flujo, y empecé a mosquearme pensando que podía haber una fisura en la bolsa... Sumado a que la niña había estado bastante quietecita durante la tarde, me fui para el hospital. Después de una eco y un tacto (donde aprovecharon para decirme que estaba dilatada de 2cm) y que la bolsa parecía íntegra, me llevaron a monitores. Contracciones ni una, para variar, pero la frecuencia cardíaca de la niña estuvo un rato rondando valores más altos de lo normal... Así que allí se mosquearon ellas y decidieron hacerme una analítica de sangre para descartar una posible infección. Finalmente, después de casi 3 horas conectada al monitor, llegó el resultado de la analítica: todo bien, vete a casa a descansar y vuelve el viernes para los monitores que tenías programados.

  • Viernes, 13 de junio, 09:20 ~ 10:45: Primera visita a monitores, justo el día de mi FPP. Después de 45 minutos esperando, me hacen pasar a la habitación con una de las chicas con las que coincidí en las clases de preparación al parto. Ambas cumplimos ese día nuestras 40 semanitas y ninguna contracción por parte de ninguna. Media horita conectada al monitor y para casa. La niña está bien y yo no tengo ni una contracción. Hablo con la matrona y me vuelve a recalcar que no es apropiado provocar un parto y que tendrán que esperar a que me ponga de parto yo... O al día antes de cumplir las 42 semanas (26 de junio), que sería cuando ingresaría para finalmente provocarlo y no quedarme embarazada de por vida... Me dan cita para monitores en una semanita... Tengo que volver el viernes 21.
En fin... Seguimos a la espera... Voy a seguir limpiando y recogiendo la casa y, estos días, almacenando comida para meter en el congelador, aunque con mi suegra en casa (que llega hoy), no creo que nos falte comida hecha durante las próximas semanas :P


jueves, 5 de junio de 2014

"¿Aún no...?" La eterna pregunta

Llevamos 5 días de junio y parece que todo el mundo debe tenerme marcada en el calendario, porque ha sido pasar la página y empezar a lloverme llamadas y mensajes diarios...

Pero la gente no pregunta si me encuentro bien, si necesito alguna cosa, si quiero tomarme un granizado fresquito... Pregunta si aún no ha llegado el gran momento, si no tengo contracciones... Y lo peor viene tras mi respuesta... "Todo igual". Entonces llega la decepción, las conjeturas, las experiencias de cada uno... "Pues a mí se me adelantaron todos..." "Pues la hija de la vecina del 5º acaba de tener al suyo dos semanas antes de salir de cuentas". Y finalmente, la sentencia: "Tienes que caminar más" "Deberías probar a subir o bajar escaleras" 

Empiezo a estar cansada de la actitud de amigos y familiares. ¿Cuál es el problema? ¿Creen que no les avisaré llegado el momento? Pues la verdad es que me dan ganas de irme al hospital con mi pareja y avisar cuando estemos en casa. Porque si aún no ha nacido la niña y ya estamos así, no quiero pensar en las visitas para conocerla... ¿Y si paso de las 40 semanas? Igual lo próximo son acusaciones... Será que la culpa es mía y que estoy reteniendo a la niña...



En fin... Dejando el tema a un lado, la visita con la matrona de ayer tampoco me animó mucho... Tengo monitores el día 13 (mi FPP) y "ya iremos viendo". ¿Qué pasa si para entonces no me he puesto de parto? Pues nada, esperaremos casi a la semana 42 para inducirlo... Pensaba que sabiendo que la niña está en percentil 78 y que la semana pesada calculaban que pesa 3,4kg no esperarían tanto para inducirlo... Porque yo tendré muchas cosas, pero contracciones ni una... Ni rastro del tapón mucoso ni de ningún otro síntoma que me haga pensar en que el momento del parto está cerca... Seguiremos a la espera...

viernes, 30 de mayo de 2014

Semana 38

Estamos ya a 14 días de mi FPP... Aunque cada día tengo un poco más claro que esta niña está muy cómoda donde está y que tardará algo más de lo esperado en salir a conocer mundo... (lo entiendo, pero ya no lo comparto!). Me he pasado medio embarazo pensando que se adelantaría y, al final, parece que no será así... No tengo ningún síntoma que me haga pensar en que el parto está cerca...

Estas últimas semanas se están viendo marcadas por varios síntomas nuevos:

  • Ardores de estómago: Había tenido durante el último trimestre, pero de forma muy ocasional... Ahora son el pan de cada noche...
  • Dolores de espalda: Especialmente cuando estoy completamente tumbada boca arriba (es decir, cuando me acuesto, vaya). Si al drama de encontrar una postura adecuada para pasar la noche (ya no digo dormir!) le sumamos los ardores, tenemos el planning completo...
  • Tirantez en la barriga y pérdida de equilibrio! El tamaño de mi barriga empieza a dar mucho miedo y supongo que el peso hace que, cuando llevo mucho rato de pie, tenga la sensación de que me voy a caer hacia delante en cualquier momento =P
  • Obsesión por el orden y la limpieza: Imagino que derivado del famoso "síndrome del nido"... Quiero muchísimo a mi perro, pero estos días estoy desesperada con la cantidad de pelo que suelta... Mi nueva mejor amiga es mi escoba... De hecho, en el tiempo muerto que no estoy limpiando estoy pensando cómo tenerlo todo recogidito (mi madre está flipando conmigo, siempre he sido un desastre en estos temas!)... Y acabo haciendo cosas como cestas para los pañaletes y cosas así:
En realidad la cestita es más alta, pero el ángulo de la foto engaña!

Por otro lado, el lunes de esta semana tuvimos la repetición de la ecografia del tercer trimestre... La niña sigue siendo grandota... De 37`+3 estaba en percentil 78 (en la semana 34 estaba en percentil 85...!). Me comentaron que no me preocupara, que aunque la niña es grande no es lo que ellos llaman un "macrosoma" y que puede que no llegue a los 4kg (mamma mía) y que, obviamente, también hay un margen de error con el ecógrafo de 400 grs (esperemos que no para más!!). 

En definitiva, tengo que volver el miércoles con la matrona para que revise los resultados de la ecografía y en principio la siguiente cita será para monitores, directamente el 13 de junio (mi FPP)... 
Esto se va acabando...

viernes, 9 de mayo de 2014

Semana 35

Después de las vacaciones que me he tomado (ha coincido la Semana Santa, una visita de mis suegros, mucho mucho calor y más fatiga física y pereza...), me planto ya en la semana 35...

Ahora sí que hay que empezar a tenerlo todo preparado, sobretodo porque el lunes tuvimos la última ecografía y resulta que Leire parece que viene grandota... Estaba de 34+3, pero sus medidas correspondían a la semana 36 de gestación y calculaban que pesaba 2,7kg! Voy a tener que cambiar algo de ropa de la canastilla para meter ropita de 1 mes... 

En definitva, ya tenemos las minicunas montadas (una para cada planta, vivimos en un dúplex), el carrito montado, la canastilla y el bolso listos y el sacaleches elegido (de momento, esperamos no volver a cambiar de opinión!), aunque esperaremos a ver cómo va todo justo después del parto para comprar el sacaleches y las bolsitas para congelar la leche extraída (aunque para esto último tampoco tengo prisa, pues imagino que hasta los dos meses no empezaré a congelarla).


Estos días estoy bien entretenida con mi síndrome del nido, lavando ya toda la ropa, las sábanas y la ropa de cuna de la nena, asistiendo rigurosamente a las clases de preparación al parto y a la visita guiada del hospital donde daré a luz e intentando que la casa esté impecable (con un perro que suelta tanto pelo como el nuestro es difícil... y si a eso le sumamos que tengo que pararme a descansar cuando barro entre habitación y habitación... Pues la verdad es que sí que entretiene bastante =P La verdad es que a estas alturas, y por mucho que me guste estar embarazada, el cansancio y las ganas de conocer ya a la niña hacen que estas últimas semanas sean un poco pesadas... Pero supongo que luego lo echaré de menos, así que no me quejo.






jueves, 10 de abril de 2014

Semana 30: El drama del sacaleches

Esta semana ha venido marcada básicamente por las últimas "decisiones" que estamos tomando en cuanto a esas últimas compras o preparativos... Esta se la dedico al sacaleches, pero vendrán más... Porque telita los cursillos que tiene que hacer una para decidir según qué cosas!

Estoy segura de que muchas mamás o futuras mamás me dirán de todo por estar pensando ya en el sacaleches... y es normal! El sacaleches debería estar marcado como opcional y/o ocasional en la lista de preparativos para la llegada del bebé y únicamente en casos de que pueda llegar a necesitarse en la lactancia...

Yo, en cambio, sé que lo voy a necesitar, porque tendré que volver al trabajo cuando mi niña tenga solo 4 meses de vida y, a estas alturas de la película, he decidido ya que no voy a darle leche de fórmula (a no ser que fuese absolutamente necesario y que directamente me lo aconsejara el pediatra por cualquier motivo (muy muy justificado)).

De entrada, había pensado en coger el más simple del mercado para tenerlo ya cuando naciera la niña y no tener que mandar corriendo a mi pareja a la farmacia en una urgencia y que te cobren por él lo que ellos quieran... Pero, poco a poco, voy siendo consciente de que, para ir almacenando la leche que tomará la niña cuando yo no esté en casa, necesitaré empezar muy prontito a extraer la leche y guardarla y que el uso que le daré al sacaleches será más que frecuente... Entonces había pensado en un sacaleches manual más completito y resulta que todas las opiniones en Internet me mandan al Harmony de Medela...


Es un sacaleches manual, aparentemente sencillo de usar y de lavar, con dos fases de extracción y del que dicen maravillas...

Una vez más, la duda está en que esas mismas opiniones lo definen como "un sacaleches de uso ocasional", con lo que, si el uso va a ser más habitual o se va a prolongar durante algunos meses, ya te recomiendan pasar al eléctrico, tres veces más caro. El elegido en este caso sería, igualmente, de la marca Medela. 


Y por último, tenemos unos sacaleches que yo no había visto y que no tenía idea de que existían y que resulta que son dobles! (ignorante de mí). Estos quedan prácticamente descartados desde ya, porque me parece algo exagerado y, por raro que suene (así de rarita soy yo), imagino que la sensación de estar siendo ordeñada como una vaquita irá en aumento, con la aparente única ventaja respecto al manual simple de reducir algo el tiempo de extracción...




viernes, 4 de abril de 2014

Segunda clase de preparación al parto

Esta semana hemos asistido a nuestra segunda clase de preparación al parto. La matrona que las imparte nos pidió que lleváramos ropa cómoda porque haríamos una serie de estiramientos. Aprovechamos las famosas pelotas de pilates para hacerlos sobre ellas y la verdad es que me gustaron bastante... Y por el precio al que las he visto, seguramente me compraré una, que la matrona nos las ha aconsejado mucho, incluso para aliviar el dolor de las primeras contracciones de parto.


También nos enseñó el modelo de plan de parto "oficial" que tenemos en Cataluña (y que ahora misteriosamente no encuentro), pero enlazo un ejemplo parecido aquí. Es un documento donde, en principio, se recogen las voluntades (o preferencias) de la madre durante el proceso de parto. Obviamente, dentro de unos límites (tanto en instalaciones como en riesgos para la madre y su bebé). 
Al poco de enterarme de que estaba embarazada y empezar a sumergirme en el mundo del embarazo y la maternidad y de descubrir lo que era un plan de parto, pensé que la cosa no iba conmigo..., que yo quería mi epidural y que este documento solo debían rellenarlo aquellas mamás que desearan un parto natural... Pues nada más lejos de la realidad. Es un documento que creo que deberíamos rellenar todas, independientemente de si consentimos o no epidural, enema, rasurado, episotomía, etc... Yo esperaré a que la matrona nos traiga impreso el modelo de plan de parto que utilizan en mi hospital y mientra seguiré pensando en las casillitas que quiero marcar.

Por último, tocamos bastante a fondo el tema de la epidural. Yo, que soy aprensiva como yo sola, tenía claro, desde antes incluso de quedarme embarazada que entraría en urgencias pidiéndola a gritos... Pues resulta que durante la clase preparto, viendo los efectos secundarios que puede tener (no demasiados, vale), medio decidí que intentaría dar a luz sin ella... Pero luego, volví a cambiar de opinión (así soy yo, apenas le doy vueltas a las cosas), cuando la matrona nos explicó que habían estado avanzando mucho en la técnica y que ahora querían que el uso de la epidural no nos apartara del trabajo de parto, pues ya no te duermen la parte inferior del cuerpo... Defiende que ha pasado de ser una anestesia a una analgesia... De todas formas, yo esto último me lo creo a medias (llamadme incrédula) y, al menos en cuanto el tema de la epidural marcaré la casillita que pone que "lo decidiré en el momento del parto". Obviamente, todos mis planes podrían irse al traste en cualquier momento (es lo que tienen los planes), pero creo que estaré más tranquila si empiezo a pensar ya en ello.

Perdón por haberos aburrido tanto en esta entrada, pero por cutre que suene, me desahoga bastante plasmarlo todo aquí =P


lunes, 31 de marzo de 2014

Semana 29

Descontamos una semana más... Esta última ha pasado volando! Tengo el calendario llenito de notas!


  • Ecografía Semana 28: No es lo habitual, pero como ya comenté, debido a la mala transmisión de ultrasonidos, me repitieron la ecografía de la semana 20 en la semana 22 y decidieron hacerme una de control en la semana 28 para ver cómo evolucionaba todo. Pese a que la señora doctora no es famosa por su simpatía, estuvo algo más agradable esta vez... Nos enseñó a la nena por partes, mostrando también sus órganos y me dejó más tranquila afirmando que esta vez se había visto bastante mejor. También nos comentó que la nena pesa aproximadamente 1,200kg y está en el percentil 39. La próxima me la harán la primera semana de mayo, de 34 semanas.
  • Primera clase de preparación al parto
  • Vacuna tosferina: Me advirtieron que podría tener algún efecto secundario... Y aunque el viernes estuve un poco pocha, no lo achacamos a la vacuna.
El resto de la semana hemos estado terminando de montar los muebles de la habitación... Quedan varias cositas, como añadir un colchón cambiador y decidir si ponemos las camitas que teníamos por si viene alguien de visita... 

Así era la habitación antes (de hecho antes de que yo entrara a vivir en ella... Está pintada y decorada por mi señor marido... Yo jamás habría puesto un azul pitufo en esa habitación, por mucho que él defienda ese color).


Y así ha quedado, a falta, como digo, de colocar un cambiador y terminar de colocar cosas de la nena:

Cunita ya montada y con su colchón. Tenemos el protector de cuna y el edredón a juego con la cuna, pero no he querido colocarlo aún porque falta mucho para tener que usarlo y prefiero tenerlo guardado.

Armario y cómoda montaditos ya también (se me coló el KH7, que andaba yo limpia que te limpia...)

Parte "de colgar" del armario. Hemos comprado el colgador de tela para aprovechar más el espacio (toallas, sabanitas...)

El cajoncito del "colgador" de tela por dentro, con varios compartimentos donde yo he decidido guardar la ropita más diminuta... gorritos, baberos, manoplitas, calcetines y patucos)

Cargamento de pañales y toallitas y los peluchitos que nos ha regalado la familia y que no sabemos muy bien dónde colocar...

Uno de los cajones del armario con el surtido de chupetes de la nena (demasiados para el uso que yo creo que les dará, pero es inevitable acumularlos)

Uno de los cajones de la cómoda, con las cositas más básicas de higiene a falta de pasar algunas a la bañerita cambiador del baño cuando la tengamos (esponjas, tijeras, peines, bastoncillos, muselinas y toallitas de Ikea, una manopla, colonia, gasas y suero...)

Otro de los cajones con ropita... Tengo que decidir cómo la recoloco finalmente... De entrada he puesto ropa interior en un cajón y exterior en otro, para evitar que el papá vista a la niña con dos bodys... 

Algunos conjuntos de calle y pijamitas




Ya van quedando menos cositas por preparar....!

miércoles, 26 de marzo de 2014

Primera clase de preparación al parto

Hoy hemos tenido nuestra primera clase de preparación al parto. No puedo opinar mucho, pues ha sido la típica presentación del curso, con los temas que trataremos en las 6-7 clases que haremos en las próximas semanas. A rasgos generales, y según la matrona, estos son los temas (entre otros que no ha nombrado hoy) que trataremos en las clases.
  • Preparación de la canastilla
  • Ejercicios de preparación para el parto: estiramientos y otras prácticas para aumentar la elasticidad (sobre todo del área perineal), respiraciones y algunas otras pautas útiles para el momento del parto.
  • Lactancia
  • El baño del bebé y los cuidados del cordón
  • Cambio del pañal
  • Puerperio

En esta primera sesión de dos horitas, y debido al tema de las presentaciones entre mamás y papás asistentes, solo hemos tratado el tema de la canastilla. Finalmente, a la lista que yo elaboré con las cositas que tendría que meter en mi propia canastilla en esta entrada, debo añadir también pañales y un neceser con las cositas necesarias para la higiene del bebé (aunque tengo entendido que los primeros días no se les baña... supongo que será para lavarlos un poquito...), pues yo daba por hecho que nos los daban y ha resultado que no... 

La matrona también ha hecho especial hincapié en la importancia del "piel a piel" y en el hecho de no separar al "núcleo familiar" en el momento del parto. Ha presumido de lo mucho que respetan a la mujer en el momento del parto y nos ha comentado que nos traerá unos planes de parto y nos contará las opciones y herramientas de las que dispone el hospital donde daremos a luz la mayoría de nosotras. De momento, el hecho de que nos alienten a un parto natural me ha dado buena impresión, aunque yo aún tengo que decidir muchas cositas en cuanto a mi parto... Veremos qué tal se va dando todo... La próxima clase tocan los primeros ejercicios...!



viernes, 21 de marzo de 2014

Semana 28

Siguen llegando los paquetitos con las cositas que vamos comprando... Lo cierto es que aún quedan bastantes cosas, y me falta lanzarme a lavar toda la ropita para poder meterla finalmente en la canastilla, pero me parece quizás un poco pronto por un lado y el momento ideal por otro... Probablemente lo haga la semana que viene, si podemos pintar la habitación de la nena y montar por fin su esperado armario (ya os lo enseñé, es bien sencillo, pero no sabéis lo que es irlo guardando todo en los sitios que voy encontrando en la cómoda vieja que tengo en esa habitación ahora...).



Esta semana, que es especial para mí porque ya es innegable que estamos metidos en el tercer trimestre, no ha habido muchos cambios. Estuve el miércoles con la ginecóloga y me dio los resultados de la analítica del segundo trimestre: 

  • Glucosa correcta: Peso enorme que me quito de encima por no tener que repetir la famosa curva larga...
  • Anemia: Posible causa de la fatiga física de la que me llevo quejando medio embarazo... Me han recetado unas pastillas de hierro y me hice unas lentejas ayer para comer que, por raro que suene, y para ser la primera vez que me lanzaba a hacerlas yo sola (llevo poco tiempo viviendo fuera de casa de mamá y soy muy novata en la cocina), me gustaron más que las de mi madre y las de mi suegra! Ahí queda eso :D
  • Por otro lado, he engordado muchísimo este mes... Tanto que, aunque la doctora no haya hecho ni caso (o no haya mirado lo que pesaba yo hace un mes), he decidido quitarme todas las cosas prescindibles que iba picoteando hasta ahora... A ver si así mantenemos un poco el tipo! 

miércoles, 19 de marzo de 2014

Feliz día del padre!

Aunque mi pareja no ostenta ese título todavía, he querido darle un detallito y he cogido estos chupetes de Suavinex:




Felicidades a todos los papás :)

viernes, 14 de marzo de 2014

Semana 27

A las puertas del tercer trimestre y sigo acumulando las cositas que necesitaremos para la llegada de la peque...

Estas son las cositas que hemos comprado esta semana:


  • Juego de sábanas para la minicuna: No sé si lo comenté ya, pero vivimos en un dúplex y una amiga, que tiene una casa con dos plantas y sabe lo que es andar de arriba para abajo me ha dejado dos minicunas (Babyhome y Babyclic), con sus respectivos sacos. Aún no las he montado, porque quiero volver a lavar los saquitos antes de colocarlo todo, pero de golpe me pareció que mi pobre niña podría pasar calor en julio y agosto con el saquito... Así que, aprovechando que el martes estuvimos en Prénatal para la segunda y última charla que nos ofrecían sobre el recién nacido y la preparación de la canastilla, me traje un juego de sabanitas para la minicuna por 10 eurines que estaba, como yo digo, "en liquidación" (los típicos últimas unidades)... Incluye sábana bajera, encimera y funda de la almohada. Seguramente me tocará comprar otro juego más adelante, pero de momento ya tengo este por si la veo muy agobiada con el saquito (que tampoco es excesivamente gordo, eh?)



  • Norit bebé: La verdad es que soy un poco friki para algunas cosas, y me inspiraba más confianza este detergente que el de prendas delicadas de Mercadona... He leído que a muchas mamás les ha ido muy bien y sigo apenada porque he decidido no usar suavizante para lavar las sábanas y la ropita de la nena (y eso que he visto suavizante también hipoalergénico... en concreto uno de la marca Flor con olor a Nenuco, pero he leído que a un par de mamás no les fue bien). Sé que es pronto para empezar a lavarlo todo, así que intentaré aguantar a que venga mi suegra en semana santa con la ropita que tiene ella y aprovecharé para lavarlo todo junto, que hará mejor tiempo y podré dejarlo todo a secar al sol.



  • Lote de artículos de Mustela: Los compré a través de Bebitus porque acabé muy contenta con el pedido de pañales y salía algo más baratito que en la farmacia de mi barrio (y la parafarmacia del Carrefour). Como aproveché para comprar también lo que os pongo en la siguiente foto, los gastos de envío me salieron gratis. Me dejaron unas muestras de la leche hidratante corporal, gel y colonia y me gustaron por encima de Sebamed, que rondaba el mismo precio. De izquierda a derecha: Leche hidratante corporal Hydra Bebé, Gel de baño espumoso Babygel, Champú, Agua de colonia sin alcohol y champú para recién nacido (este último no tenía intención de comprarlo, pero en teoría previene la costra láctea, así que lo usaré al principio)



  • Crema para irritación del culete Eryplast de Lutsine, Purelan de Medela y Aceite ligero Johnson's Baby en Spray: Por partes, la crema del culete solo tengo intención de usarla cuando realmente se le irrite el culete a la nena... Sé de mamás y papás que las usan en cada cambio de pañal, pero la matrona me ha comentado que es mejor usarla únicamente cuando se le empieza a irritar y yo, de entrada, opino como ella. Purelan, la crema que dicen ser mágica para el cuidado del pezón... También me ha recomendado la matrona que empiece a usarla incluso durante el tercer trimestre para hidratar los pezones. Y el aceite lo vi en Carrefour y lo compré... No sé bien si para mí o para ella, pero de entrada no me hace gracia ponerle a la nena al aceite, así que al principio hidrataremos su piel con la leche corporal de Mustela.

La otra gran novedad de esta semana, a parte de la acentuación del síndrome del nido (espero poder pintar pronto la habitación y que nos llegue el maldito armario para poder empezar a colocar todo en su sitio) ha sido todo un drama para mí: la aparición de las temidas estrías. Yo ya tenía alguna estría en la cintura de mis dietas en la juventud... Pero me han salido dos bastante notables a ambos lados de la barriga... Mi madre las ha visto hoy después de que le relatara el acontecimiento traumático por teléfono y me ha dicho que no son para tanto... Pero yo ya he organizado un batallón contra ellas comprando un botecito de Bio Oil y otro botecito de aceite de rosa mosqueta... Como no sé cuál resultará mejor en la difícil labor de intentar disimularlas las voy intercalando... Espero que empiecen a mejorar su aspecto...